Shinrin-Yoku: la fuerza y la medicina del bosque

La primera vez que hice un baño en el bosque, llovía y dudaba el conducir una hora para no poder vivir la experiencia ‘del otro baño’. No hay casualidades, las mejores horas invertidas, si no hubiera llovido no hubiera podido saborear cada gota de agua que resbalaba por las hojas hasta que la fuerza de la gravedad las hacía caer al suelo, cada gota de vida deslizándose por la piel, sintiendo las texturas y los cambios de temperatura, la brisa del viento formando cortinas geométricas de lluvia en movimiento. El olor de la tierra húmeda, el musgo recién mojado, la sensación del tacto de las botas hundirse en la suavidad de la tierra. Ahí me di cuenta,

cuando te aceleras mental o físicamente, la vida se para,

cuando vas desacelerando, la vida aparece y se manifiesta de mil maneras creativas

 vibrante, en el movimiento sutil y armónico del cuerpo,

 en el vaivén de las ramas de árboles, en el crujir de cada hoja seca,

en la alegría sin motivo, sin objeto de cada paso dado.

Desde la experiencia directa fluyen las respuestas, la creatividad y la intuición.

¿Qué es un baño de Bosque? se creó en Japón hace más de 30 años, inspirada por prácticas sintoístas, taoistas y budistas que fomentan la comunicación con la naturaleza. El gobierno japonés ha invertido más de 3 millones de euros en investigación sobre los efectos terapéuticos físicos y psíquicos de los bosques en las personas. El objetivo en Japón es salvaguardar los bosques que ocupan el 70% del país, y para dar respuesta terapéutica a la sociedad urbana como Tokio o Kioto rodeada de tecnología, asfalto, aceleración y estrés que reclama más contacto con la naturaleza.   En occidente y EEUU no se centran tanto en las investigaciones científicas como en la reconexión de los sentidos.

La medicina es estar y habitar con los 5 sentidos el bosque. De hecho, se desarrollan unos 13 aspectos sensoriales, considerando la intuición, o los diversos sentidos relacionados con el tacto, ritmo, temperatura, aceleración o desaceleración de pulsos etc. El baño de bosque consiste en pasear relajadamente por el bosque y sumergirte a través de los 5 sentidos, en la explosión de sensaciones que te regala la naturaleza. Algunas de sus prácticas es andar descalzo, conocer la flora y fauna del territorio que visitas o devolver la mirada hacia el interior creando silencios nutridores. España con Cataluña a la cabeza, es uno de los principales precursores de los baños de bosque en Europa.

‘La inmersión en la atmósfera del bosque’ En sociedades cada vez más tecnificadas, pese a que se facilita la hiperconectividad, cada vez hay más personas viviendo solas, con aislamiento emocional y soledad y a la vez hay una gran necesidad de combatir el estrés y ansiedad. Son prácticas que refuerzan el sistema inmune, reducen la tensión y dolor muscular, equilibran el sistema nervioso, fomenta la autoestima, empatía y comunicación.

El objetivo de algunas formaciones que proponemos en empresas, es acercarte desde la simplicidad a la naturaleza, para que vivas sus efectos beneficiosos. Desde un lugar lúdico, informal y neutral, reconectamos con nosotros mismos y con la naturaleza a través de la:

Observación y contemplación

Autoconocimiento y autoconciencia

Ampliación de los sentidos

Recuperación de la experiencia sensorial

Relajación y Meditación

Creatividad y juego lúdico

Según Dr. Qing Li, Dr. inmunólogo y máximo experto investigador en medicina forestal, ha comprobado que los árboles centenarios que componen los bosques viejos, generan fitoncidas, una sustancia volátil que producen los arboles leñosos y al respirarla ayuda a aumentar el sistema inmune, regula los niveles de cortisol y glucosa, armoniza el sistema nervioso , disminuyen procesos inflamatorios e insomnio. Potencia el sistema inmune.

1hora de baño en bosque viejo, disminuye la presión arterial, el ritmo cardiaco, mejora la concentración y la creatividad además de activar el sistema inmune. Los efectos beneficios de Tres días y dos noches en bosque duran 30 días en el cuerpo de la persona.

Con Shinrin-yoku accedes de manera natural a estados de atención plena sin esfuerzo, sin técnicas. Hay una práctica similar en Mindfulness, andar con atención plena, ‘Mindul Walking’ que invita a la desaceleración y a estar presente en el andar, en ti  y en el entorno en cualquier lugar en el que estés, y suele tener una mínima estructura,  en gestos, movimientos y silencio.

Mindful walking es una caminata consciente, andando con concentración y foco en la experiencia sentida y del movimiento de los pies, reconectando con el momento presente en acción. Es una práctica puente entre la meditación (mindfulness formal) y actividades de atención plena en la vida cotidiana (mindfulness informal). Como dice Thay, ‘camina como si besaras la tierra con tus pies’, parece obvio pero poner la intención de andar consciente no es tan fácil. Regalarte la oportunidad de que tus pies respiren y se expresen al 100%. Dejar que te traigan a la vida y experiencia real,  sin ningún objetivo, este es el meollo de la cuestión; se disparan mil distracciones para no estar en lo que hay en cada paso andado, desde el goce la sonrisa sin objeto y el placer de caminar desde la experiencia sentida, sin más.

Los efectos solamente por hacer una inmersión en el bosque recibir todos los estímulos naturales, con la apertura y expansión de todos tus sentidos sin esfuerzo, sin técnicas, es una experiencia reveladora.

Es triste tener que hablar de algo tan simple, fácil y natural, como es andar por un bosque. En las ciudades, apenas puedes recibir los rayos del sol tapado por los edificios y la contaminación,  ni el oxígeno presente en los árboles, que apenas dejan a los troncos y raíces un metro cuadrado de tierra, rodeados de cemento y asfalto para que respiren y nos faciliten algo de oxígeno. Tanto nos hemos alejado de la vida, de lo natural, lo fácil y espontáneo, que hay que crear estos espacios como si fueran novedosos, para devolver la cordura una sociedad terriblemente disociada que mira lo artificial olvidándose de Vivir en lo natural.

 ‘La mejor manera de desacelerarte y estar presente,

es dejar de vivir en la cabeza y vivir en la tierra

La naturaleza vive en el presente

Deja que penetre a través de tus 5 sentidos

Permite  que la naturaleza sane’  LGG

 

 

Laura GutierrezShinrin-Yoku: la fuerza y la medicina del bosque

Related Posts

Take a also a look at these posts

Join the conversation